Análisis de Flujos del Mercado de ETF - Q4 2019

14 enero 2020

Video, Pericia

       

 
Tras el punto de inflexión del verano pasado, los nuevos flujos netos en el mercado europeo de ETFs han seguido acelerándose en el cuarto trimestre hasta alcanzar finalmente más de 100.000 millones de euros. Si en el primer semestre la mayor parte de los flujos se concentraron en la renta fija, en la segunda parte del año la renta variable fue la que dominó en gran medida las inversiones.

De hecho, todas lasprincipales áreas registraron flujos positivos durante los últimos tres meses, y sólo la zona euro permanece en números rojos durante el año. El sentimiento del mercado se volvió significativamente más positivo a finales de año, lo que llevó a los inversores a favorecer los activos de riesgo.
La disminución de las tensiones entre China y Estados Unidos, el desenlace del Brexit y la suave sucesión de Mario Draghi a la cabeza del Banco Central Europeo son acontecimientos que contribuyeron al retorno de un sentimiento positivo.
Este contexto de reasignación ha puesto de relieve una de las principales tendencias del año: el éxito de la inversión responsable, que representa el 25% de todos los flujos de capital observados en 2019.
En el lado de Smart Beta, los flujos superan los 8.000 millones de euros, con una importante rotación a final de año del Minimum Volatility al Value factor.

En cuanto a la renta fija, no se ha producido ningún cambio importante en la tendencia entre el principio y final de año, ya que el tema central ha seguido siendo la búsqueda de rentabilidad. Se benefició principalmente de los bonos corporativos, a los que se asignaron más de 28.000 millones de euros en 2019.
Los ETFs agregados, combinando deuda privada y pública, también han sido favorecidos por los inversores gracias a su exposición equilibrada dando lugar a un rendimiento más alto que la deuda pública pero un riesgo más bajo que los bonos corporativos.
Por último, la inversión responsable también fue una tendencia significativa en el universo de la renta fija, con 4.000 millones de euros de nuevos activos este año.

En el universo de las materias primas, el oro es indiscutiblemente el gran ganador: frente a los diversos acontecimientos que han agitado los mercados este año, desempeñó su papel de refugio natural y se le asignaron casi 7.000 millones de euros.