Resumen del Informe de Tendencias de ETFs de Amundi - segundo trimestre de 2019

11 julio 2019

Expertise, Video

       

       

Los nuevos flujos netos en el mercado europeo de ETFs siguen siendo positivos, a pesar de una fuerte desaceleración en el segundo trimestre. Los flujos de renta variable, que ya habían empezado a agotarse a finales del primer trimestre, se han vuelto negativos: -4.000 millones de euros en los últimos tres meses. Por el contrario, los flujos de renta fija siguen siendo fuertes: +11.000 millones de euros en el trimestre, con lo que el total asciende a casi 29.000 millones de euros desde principios de año.

En renta variable, Europa es la que más ha sufrido, con salidas de 6.000 millones de euros. Las valores globales, que lideraron el camino en el primer trimestre, también se tornaron rojas, con 1.000 millones de euros en reembolsos. Sólo Estados Unidos lo está haciendo bien al atraer 1.500 millones de dólares durante el trimestre.

En cuanto a las exposiciones sectoriales y factoriales, el sesgo se mantiene firmemente a la defensiva: los inversores favorecen la calidad y la baja volatilidad de las acciones, en detrimento de las financieras y las de baja capitalización.

En cuanto a la renta fija, la deuda corporativa lidera el mercado con 7.000 millones de euros en el último trimestre. La prolongada postura acomodaticia del BCE Y la FED ha influido en los tipos de interés y ha obligado a los inversores que buscan rentabilidad a recurrir al crédito.

Si nos fijamos en la deuda pública, podemos observar que el atractivo de los países emergentes se ha desvanecido, sufiendo flujos ligeramente negativos en los últimos tres meses. Al igual que en el caso de la renta variable, sólo Estados Unidos tiene el mercado a favor, que invirtió 1.500 millones de euros en bonos del Tesoro estadounidense.

Una de las tendencias más importantes observadas desde principios de año, tanto en renta variable como en renta fija, es el éxito de las exposiciones ISR. En el trimestre se han destinado más de 2.000 millones de euros, con lo que el total asciende a 4.500 millones de euros en el año. Los flujos hacia los ETFs SRI suponen actualmente más del 10% de los flujos totales de ETFs, en comparación con menos del 4% hace 2 años, lo que representa una aceleración importante.